Blogia
REPORTAJES METROPOLITANOS

DE LA FICCION A LA REALIDAD

DE LA FICCION A LA REALIDAD

* Un día sin Inmigrantes

Por ELVIA ANDRADE BARAJAS

“Un Día sin Inmigrantes”.   Tenía que llegar ese día. Curiosamente la mecha que encendió el motor fue una película, de Sergio Arau, músico, cineasta, pintor que dirigió y presentó en 2004 “Un día sin mexicanos”, que inspiró a un grupo de indocumentados a organizarse contra el proyecto Sensenbrenner o HR4437, que aprueba que la estancia ilegal sea un delito grave  de los inmigrantes y de quienes  los empleen, lo que afectaría a 12 millones de indocumentados, que llegaron al país gringo persiguiendo el sueño americano.

Desde  hace décadas, de todas partes de Latinoamérica, principalmente del vecino más cercano, a diario miles de personas se van de “espaldas mojadas”, en busca de una mejor vida,  lo que ha  deshabitado decenas de pueblos mexicanos, especialmente de hombres, que sólo esperan crecer un poco, para irse a trabajar “al otro lado”.

Son muchos los pueblos aztecas, que ven partir a sus nativos en busca de un futuro mejor.  Uno de ellos, es el mío: Ayutla, Jalisco, donde, al igual que en muchos otros, la fuerza económica que da el poder adquisitivo proviene de Estados Unidos, cuya influencia gringa “americaniza” lugares tan tradicionales como mi tierra natal, que se ubica a medida hora del meritito Cocula, la Cuna del Mariachi.  En ambos, la infraestructura cambió.  Todo es más al estilo americano,

Tanto Ayutla, como Cocula y muchos otros, se han convertido en  pueblos de mujeres, casi todas bonitas, frondosas, jóvenes, pero con pocas expectativas de casarse, porque ellos “están en el otro lado”.  Algunos se fueron al Distrito Federal, pero al no encontrar ahí ninguna oportunidad, siguen los pasos del padre, tío, hermano, amigo y en su viaje siempre se hacen acompañar por otros que corren la misma suerte que él.

En ambas comunidades jaliscienses, las tapatías se preparan durante un año para asistir a las Fiestas de Toros anuales, ya que es una de las pocas oportunidades que tienen para “pescar novio y esposo”, toda vez que a las festividades vienen los paisanos que se fueron a EEUU, y casi siempre traen amigos, dólares, ropa, zapatos, catálogos de las últimas modas, y la consigna de buscar novia, casarse o llevarse a la que dejaron.

Por ello, ahora también las mujeres emigran al vecino país, ya no quieren esperar. También quieren tener el billete verde, por lo que el pueblo cada vez esta más sólo, o más poblado de adultos y viejos, que regresaron sólo a morir donde nacieron, tras ser pensionados por alguna empresa norteamericana, en la que trabajaron sus años juveniles.

Este panorama se repite en muchas ciudades mexicanas, donde las tradiciones y costumbres empiezan a perderse, frente a los modismos americanos, que llegan a avergonzar hasta a las etnias más antiguas y arraigadas, tales como las de los mazahua, náhuatl  y otomíes, enclavados en municipios del Estado de México, donde por la falta de apoyo al campo, prefieren cruzar la fronteras y “rentar” sus parcelas al narco.

Cuando regresan, sólo responden con “yes”, usan tenis,  pantalón de mezclilla y aseguran haber olvidado su lengua.

Actualmente son millones los conacionales  que radican en Estados Unidos. No sólo son jornaleros, ni los pobres obreros. También hay empresarios y profesionistas, e incluso “el Cuarto Poder”, está en manos de hispanos, muchos de ellos mexicanos.

Y, aunque la Casa Blanca intentó minimizar el movimiento pro inmigrante, a través de los medios de comunicación, fue imposible, porque muchos están en poder de hombres y mujeres que abandonaron sus pueblos natales para ir en busca del sueño americano, el cual muchos han alcanzado, y hoy lo demostraron.

PRENSA LATINA,  DESPLIEGA SU PODER EN EEUU

“Apoyo con mis vísceras y mi alma, las marchas y los boicots a los productos gringos, pero no al absentismo laboral, que sólo sirve para echar gasolina al fuego de un movimiento magnífico y loable, un ejemplo de democracia que el pueblo hispano dio al mundo entero.

“Desde el fondo de mi corazón, no quiero que los fascistas de siempre, los fanáticos de siempre, aprovechen esta medida para castigar a nuestra gente. Demasiado tenemos que soportar ya con sus proclamas inmundas, sus ataques criminales y hasta un vídeo juego que acaba de salir al mercado, en donde el premio mayor se lleva, el que asesina a una mujer mexicana embarazada que cruza la frontera. Un asco de seres humanos. No sé si tengo razón, pero sí la experiencia necesaria para decirlo”.

Así se refirió hoy la escritora Olga Wolnart, en su artículo Reflexiones de mayo, publicado en el diario hispano  HOY INTERNET, noticias de Chicago, Los Angeles y NuevaYork, que al igual que todos los rotativos latinos dieron sus principales titulares  al movimiento “ Un Día sin Inmigrantes” (A Day Without Immigrants).

Varios periódicos de la prensa latina, entre ellos La Opinión, de los Angeles;  El Observador, de San José;  y “El campeón de los Hispanos”, como se autodefine  El DIARIO, en su portal de Internet anteponen a su página una leyenda que dice:

“Nosotros, los que trabajamos en los medios de comunicación hispana somos inmigrantes. Hijos, nietos o bisnietos de inmigrantes. Nuestros hermanos y hermanas son inmigrantes. Nuestros lectores, clientes, vecinos, amigos y compañeros de trabajo son inmigrantes. Para nosotros una América sin inmigrantes es inimaginable: una página en blanco.

“Hoy, 1 de mayo, y siempre, respaldamos una solución digna a la realidad que viven los inmigrantes indocumentados”.

“Hora cero para el ‘gran boicot”, se lee en el titular principal de la Opinión’

El Nuevo Herald de Miami, en el que diariamente publica sus predicciones el famoso Walter Mercado, también dedica grandes espacios a “Un día sin Inmigrantes” y en su primer plana destaca:

Después de captar la atención nacional con multitudinarias manifestaciones callejeras por la reforma de inmigración en Estados Unidos, las comunidades de inmigrantes lanzan hoy 1ro. de mayo un boicot de toda actividad laboral, comercial o cultural en sus comunidades, llamado: ``Un día sin inmigrantes’’.

El titular principal de Las Américas,  dice:: “Hispanos Hacen Sentir su Presencia”.

En tanto, en medios americanos se difundió ampliamente un estudio realizado por Los Ángeles Times, en el que muestra que habitantes de California apoyan leyes migratorias estrictas, pero también respaldan un programa de trabajadores huéspedes.

En el periódico La Raza destacan un titular fechado en  Chicago, 1 may (EFE):

- Por lo menos 300 mil personas, según cálculos de la policía, marcharon hoy por el centro de Chicago hasta concentrarse en el Parque Grant, para demandar una reforma migratoria integral.
El Observador, de San José California, resalta a ocho columnas: “Preocupa el Bicot”.

La Estrella, de Dallas, publica. Jóvenes de Arlington reunieron una 1,500 cartas, para enviarlas al senador de Texas John Cornyn, para demandar su apoyo a lacomunida estudiantil contra medidas antiinmigrantes.:.

En Rumbo, de San Antonio, se lee: Hispanos contra Hispanos.

 MOVIMIENTO JUSTIFICADO

La frustración de los inmigrantes es justificada. Las leyes actuales han sido escandalosamente desbordadas, dice el editorial principal de el Nuevo  Herald de Miami, que añade:

Al principio de su presidencia, George W. Bush prometió transformaciones en el quebrado sistema de inmigración de la nación. Pero con los ataques del 11 de septiembre del 2001, el destino de los 12 millones de indocumentados en la nación quedó en el limbo mientras que medidas antiterroristas y de estrecho control de puntos de entrada al país se convirtieron en prioridades.

Hoy más que nunca, hispanos inmigrantes y nacidos aquí dan forma a Estados Unidos, Del 2000 al 2004, representaron la mitad del crecimiento poblacional en EE.UU, aunque son el 14 por ciento de la población total, según el Censo de EE.UU. La edad media de la población hispana es de 27, y la edad media de la segunda generación —niños nacidos a padres inmigrantes— es sólo 12 años. Sólo 5% de la población hispana es mayor de 65 años, mientras el 14% de la población blanca está sobre los 65.

Es esencial que los 12 millones de inmigrantes indocumentados sean reconocidos legalmente.

El desafío es grande. La nefasta legislación Sensenbrenner-King, aprobada por la Cámara de Representantes el pasado diciembre, convertiría en delito el estar ilegalmente en el país, o ayudar a alguien que lo esté. Esta propuesta quizás más que cualquier otra ha puesto al descubierto los sentimientos negativos contra los inmigrantes y ha dejado en claro que la gente debe organizarse.

Al principio del siglo 20, América recibió a inmigrantes de Europa con los brazos abiertos, y fue transformada por ellos. Ahora el gobierno americano se encuentra ante un reto, un momento definitorio de una nueva centuria, que abandono sus pueblos natales en busca de sueño americano, un sueño para muchos se convirtió en muerte.

elviaandrade1@hotmail.com

 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

alfredo vega ortiz -

Hola, me gusto mucho su reportaje y lo felicito por no desperdiciar el tiempo. Soy su lector desde que estaba en Excélsior
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres