Blogia
REPORTAJES METROPOLITANOS

CAFE CON LETRAS

CAFE CON LETRAS

Por MINERVA LOPEZ MENDEZ   

“Mataos, / pero dejad tranquilo a ese niño que duerme en una cuna…/” Miguel Labordeta, poeta español.  

Hay cosas que nomás no. No pueden pasar. Y ya encarrerados, pues no pasarán. Mire usted. Que Marcos diga que no se aprovecha de Atenco, que su lucha es pacífica –si como nó- que los de abajo están encanijados, que el país va a reventar o casi, que los candidatos presidenciales se pelean por administrar un negocio no gobernar un país.  Que Calderón es un hitler en potencia, Madrazo un truhán, Obrador un embaucador, (Hermann Bellinghausen/ I, La Jornada, dixit, 8 de mayo de 2006) caramba, encanija, pero pasa. Son palabras y las palabras se las lleva el viento, porque ya sabe usted, lector, que todito lo que el viento se llevó --–declaración de guerra, límites de la amnistía, comunicados tan comunicantes,  leyes aprobadas pero no leídas, por ejemplo los  Acuerdos San Andrés o la mal llamada Ley Televisa, etc., etc.---- fue por, pues por la libertad de expresión, faltaba más.Total, que diga lo que quiera. Al fin que, afigúrese asté, esto no es jauja, ni foxilandia, sino democracia. Pero hay cosas que nomás no.Porque oiga nomás  usted lector, si es para dejar pasar que el tal Marcos grite tan campante a las siete de la mañana a todo el auditorio de canal dos que él, el mismísimo y encapuchadísimo Sup tiene nada más y nada menos que !!!Las piernas más bellas del sureste!!!. Eso si que no. Eso sí que calienta. Encanija pues.Pues bien, y en vista de que ninguna hermosa fémina sureña o no, se ha sentido ofendida, entons, armada del mejor castilla que conozco, desde este mínimo y dulce café le espeto en mayúscula tronante: No Sup Comandante. Se equivoca de todas todas o miente deliberadamente en una actitud digna del mejor orquestado “compló” del mundo: Sépalo de una vez por todas: Yo tengo las piernas más bonitas del sureste.  Y de toditita la selva lacandona y anexas. Porque para piernas, Sup, las mías. (Sin aludir a los jamones, por supuesto.) Claro, cuando tenía menos de 180 abriles y menos de noventa y tres kilos.  Pero esas son minucias. Minucias para cualquier caballero, Quijotes, Zúñigas, Rubens, Cuevas, Toledos, Boteros y usted Sup Encapuchado y Duritos escuderos incluidos.Cofibreik: Le comento como al desgaire que un poeta más galante, pero mucho más galante que usted, escribió por ahí que también tengo los tobillos más bellos del planeta, piecitos, digo yo, incluidos. Y lo dijo por y para los siglos venideros el tal poeta de los rizos bellísimos y oscuros, también poseedor de unas piernas envidia de cualquier greco romana estatua o de cualquier metro sexual sin capucha allende la selvita lacandona.  Después de tan breve cofibreik, recapitulemos Sup: Es cierto de toda certeza cierta y requetecierta que tengo las piernas más bonitas del sureste y de toditita la selva lacandona y anexas. Pero eso sí: No estoy dispuesta a comprobárselo a nadie. Ni al mismísimo Sup. Que conste. Verdad de Dios que sí.

Mejor a otra cosa, lector, y comparto con usted unos fragmentos del poema de Miguel Labordeta, poeta español oriundo de Zaragoza, España, (1921-1969) recopilado en Poesía de la Vanguardia Española, Antología, Edición de Germán Guillón, Taurus Ediciones, Madrid 1981, intitulado: “Un hombre de treinta años pide la palabra:

““Ante la asamblea de los hombres ilustres/ bajo el sol de este otoño dorado/ con paso quedo y en mis ojos de tigre la justicia/ sencillamente sin alharacas con lumbre apasionada/ presento mi denuncia. / //Vengo a hablar en nombre de los que tienen treinta años/ de los que desde la cumbre de su juventud perdida/ contemplan los resto del humano naufragio y el/ desorden del mundo/ y en nombre de sus traicionadas muertes yo os acuso/ oídlo bien, a todos.//”“//A vosotros: Ancianos que os dormisteis en el vals indefinido del idiota progreso/ con un tufo burgués adocenado y falso y comíais chuletas bien sabrosas/ mientras bajo vuestros galanteos tontos aullaba ya la boa viscosa/ de la lucha terrible y el hambre por las calles en llamas: / en nombre de mi generación yo os acuso.                               

“//A vosotros: hombres de la entreguerra/ que pisoteasteis impotentes la sonrisa de un niño/ que quería nacer de tanta ruina ya/ que olvidasteis demasiado pronto el llanto de los soldados/que bailasteis demasiado bajo las farolas borrachas de las huelgas/ el charlestón y el sintrabajo/ y que os regocijaba hasta el espasmo híbrido/ la velocidad la prostitución la gran juerga social o totalitaria o aun parlamentaria/  democracia/ y qué sé yo cuántas cosas más en la media cabeza del fiero agente de negocios/ sin adivinar que las ciudades ofrecerían blancos tan hermosos/ tan concretos para que un obús perfecto de la supertécnica/ aplastara aquellas ilusas panaceas/ en un charco de sangre donde iban a flotar pisoteadas/ vuestras violadas vírgenes entre billetes inútiles de Banco/ y que en el reloj del escaso hombre/ ya no quedaba sino una media hora de vida suficiente/para fumarse un cigarrillo y yacer bayoneteado por las inmensas llanuras entre escombros de tanques:/ en nombre de mi generación yo os acuso./   

“//A vosotros: los poderosos energúmenos los grandes señores de la culpa/ los que con vuestra codicia más enorme aunque el cielo de tal hipocresía/ arramblasteis con la mejor rapiña en el río revuelto/ y que no fuisteis para vuestros hermanos/ sino hoscos verdugos con sonrisa de lobo/ y una estela de odios encendidos dejasteis/ para mil años que vinieran y más:/ en nombre de mi generación yo os acuso./                                 

“//A vosotros: los universitarios sabios de la Luna los artistas leprosos/ que fuisteis presa/ por cobardes nefastos insípidos/ por permitir que el espíritu fuera apresado como una zorra vil/ en la trampa de los grandes capitanes de papel:/ en nombre de mi generación yo os acuso./      

“//A vosotros: los violentos los idealistas de la muerte/ los que sumisteis al mundo en un fragor de horrores/ creyendo crear un nuevo sol con vuestra pobre bola de sebo:/en nombre de mi generación yo os acuso./  A vosotros: los anónimos peones del salario misérrimo/ que os abandonasteis en el sopor brutal/ del vinazo y la patata cocida/ a los que os entregasteis al fútbol y a los semanarios de crímenes/ para no pensar/ a los estudiantes irresponsables que gritaban heridos sin saber porqué/  a  los pacifistas enclenques que cerraban sus anos ante la tomadura de pelo/ a los espirituales estómagos que nos hablaron tanto del infierno/ a los profetas de grandes paraísos de chatarra/ a las mujeres sin vergüenza que no querían parir hombres/ a los indiferentes que tan sólo soñaron con sus bolsillos miserables/ a los que con la flor en el ojal jugaron al ensayo/ a los complejos sexuales a la pederastia/ a la morfinomanía a la aventura política de porrazos y tente-tieso/ perdidos putrefactos podridos de civilización de asco y de cine barato/ estuvisteis malditos estaréis corrompidos por los siglos de los siglos/ fuisteis rebaño propicio/ cuando llegó la gran merienda de los ultimatums/ lo mismo que lo seríais si tal momento llegara de nuevo/ como parece ser así:/

en nombre de mi generación yo osacuso…/”

cafeconletras@gmail.com

minerva@reportajesmetropolitanos.com.mx P O E M A S

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres