Blogia
REPORTAJES METROPOLITANOS

AMLO, EL CHILANGO DEL AÑO

AMLO,  EL CHILANGO DEL AÑO

Por ELVIA ANDRADE B ARAJAS
           --- II de III Partes ---
Su carácter rebelde, irreverente, populachero y aparentemente sencillo, lo convirtió en un fenómeno social analizado por escritores, sociólogos, politólogos nacionales y extranjeros, que cayeron en su jugada: lo hicieron famoso.  Lo fortalecieron. Lo convirtieron en “El Indestructible”.
A la fecha se han escrito muchos libros sobre él, incluso hoy apareció en las librerías uno nuevo.  Uno de ello, el libelo “La Vida Prohibida del Peje”, publicado por la editorial popular, bajo la firma del autor Blas A. Buendía, reportero que trabajo para Notimex, Radio Educación y el periódico El Valle, quien escribe:
“Aquélla mañana, el viernes 13 de enero de 1953, Don Andrés Manuel López Ramón salió de su domicilio en busca de una partera que atendiera a su esposa, Doña Manuela Obrador, que estaba a punto de dar a luz.  El candelario marcaba ese día luna llena, fecha en que después de dos nalgadas, nació in trigueño bebé a quien al paso de algunos días sus padres bautizaron con el nombre de Andrés Manuel, el primero de una familia de siete hermanos”.
Otro de los libros que inspiró “El indestructible” es “Destapes” de Rafael Loret de Mola, quien da otra fecha de nacimiento de ex jefe de gobierno del Distrito Federal, al relatar:
“Andrés Manuel tenía once anos –nació el primero de noviembre de 1953—y su hermano José Ramón, diez.  Sus padres Andrés López y Manuelita Obrador, instalados en Villahermosa, abren un pequeño puesto de ropa en los locales que les arrienda Diego Rosique Gamas, sobre la calle Primavera, a un costado del mercado Pino Suárez.
Los niños eran muy celosos, el uno del otro.  Se peleaban por los mimos de mamá y la simpatía de papá, pero siempre andaban juntos.
“De esto se guían los enemigos de López Orador para ampliar la controversia basándose en supuestas intenciones perversas cuando por un descuido de Don Andrés, un sábado 14 de mayo, por la mañana, a eso de las diez, los chicos juegan a que van  de cacería.  Lo de siempre, Arma en ristre, como en las películas.
“El gatillo no es tan suave para la mano de un niño.  Cuando Andresito se cansa de simular, pide a su hermano José Ramón que entre los dos hagan fuerza y accionen la pistola.  Quieren oir estruendo.  Los dos están muy cerca uno del otro.  De pronto se escucha la detonación. Con el impulso instintivo, mecánico.  El tiro lo hiere a quemarropa.   La muerte del más pequeño es inmediata.
“Todos se fueron de Tepetitlán, y de Villahermosa, quizá perseguidos por el dolor.  Hasta que llegan a Agua Dulce, en Veracruz, donde ponen otro “changarrito”.
“La violenta muerte de José Ramón es tabú hoy.  Cada que se menciona, Andrés Manuel, sin aclarar el punto, dolido todavía, considera el señalamiento una afrenta guiada para afectarlo políticamente.  Aún no lo digiere, aunque es parte de su historia”.
Curiosamente este hecho marca una similitud en su vida con quien  ahora llama “chachalaca”, el ex presidente priísta Carlos Salinas de Gortari, quien en 1951, mató accidentalmente a su sirvienta.  El destino se burla de ambos y los enfrenta con hechos de su infancia.
Cuando Andrés Manuel se postuló, por primera vez, al gobierno de Tabasco –en 1988, para competir contra el priísta Salvador Neme Castillo al tiempo que Roberto Madrazo llega a la presidencia estatal del PRI, cinco años atrás ocupada por AMLO, salió a colación el accidente.
Le hizo mucho daño, pero ese golpe, la muerte de su esposa, el desafuero y su casi inhabilitación  que le impedirían lograr contender en los comicios federales, lo consolidan como él se autonombra “El Indestructible”.
elviaandrade1@hotmail.com

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres